viernes, 24 de noviembre de 2017

¿Ayudan los sueños a predecir el futuro?


La investigadora británica Sue Llewellyn cree que el procesamiento de la información que realiza el cerebro mientras duerme produce imágenes sobre el futuro.



La profesora de la Universidad de Mánchester, Reino Unido, Sue Llewellyn propone dejar el misticismo y analizar los sueños desde un punto de vista más racional. La investigadora, sin embargo, llega a conclusiones bastante infrecuentes en el mundo científico y afirma que se puede predecir el futuro con los sueños. 

La científica se plantea por qué el cerebro construye en nuestros sueños situaciones muy concretas con sucesión de acontecimientos y participantes determinados. Muy a menudo los sueños nos parecen absurdos y no podríamos imaginarnos las situaciones que en ellos nos pasan.

La clave está en la fase del sueño rápido

La fase del sueño rápido (durante la cual se producen los sueños) puede arrojar luz sobre el asunto. Precisamente en ese periodo el cerebro es capaz de trazar paralelismos poco obvios entre diferentes hechos de la vida. Llewellyn llegó a tal conclusión tras años de estudios.

En el año 1999 científicos de Harvard, EE.UU. comprobaron que los resultados de los participantes en un test de asociaciones lejanas después de la fase de sueño rápido eran mejores que los de las otras personas sometidas a la prueba. "La percepción durante la fase de sueño rápido se distingue cualitativamente de la percepción en la fase de sueño lento. Precisamente esas diferencias explican el carácter muy asociativo y sorprendente de los sueños que tenemos en la fase rápida", explicaron los científicos.

Según afirma Llewellyn, la mayor parte de las experiencias se guarda en el subconsciente y no nos damos cuenta de un 98% de las actividades cerebrales. Sin embargo, durante el sueño el cerebro retoma esa información y la procesa elaborando asociaciones y patrones de evolución de los acontecimientos. Estos patrones aparecen en las imágenes de nuestros sueños, es decir que nuestros sueños nos indican una idea de cómo pueden evolucionar diferentes eventos en el futuro a partir del análisis de la experiencia pasada.

¿Quién gana y quién pierde con el aumento del salario mínimo en México?


Un experto de la UNAM explica que no basta con incrementar los ingresos de los trabajadores cuando "los precios de la canasta básica aumentan con cada ajuste" salarial.



El Gobierno del presidente mexicano Enrique Peña Nieto anunció que a partir del 1 de diciembre de este año, el salario mínimo en el país aumentará de 80,04 pesos (4,30 dólares) a 88,36 pesos (4,75 dólares) por día. De acuerdo con especialistas, dicho incremento -del 10 %-  favorecerá a más de 24 millones de trabajadores, que subsisten con uno o dos salarios mínimos al día.
Sin embargo, para algunos otros estudiosos del tema "no basta con un incremento en las percepciones de los trabajadores, ya que los precios de la canasta básica aumentan con cada ajuste al salario mínimo", expresó a RT el profesor Maciel Rentería González, adscrito a la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
El académico mexicano argumentó que "el año pasado hubo un ajuste en el salario mínimo, de 73,04 pesos (3,92 dólares) a 80,04 pesos (4,30 dólares). Este incremento fue considerado como el más significativo que se haya registrado en al menos 17 años". Sin embargo —según Rentería González— "el precio de la canasta básica se ubicaba en los 89 pesos (4,78 dólares), es decir, casi 9 pesos más (0,48 dólares) que el salario mínimo".
El profesor de la Facultad de Economía de la UNAM agregó que "tras el incremento a casi 89 pesos del salario mínimo en México, los precios de la canasta básica hoy día se ubican en 97 pesos (5,21 dólares); es decir, ahora a cualquier trabajador le hacen faltan 8 pesos (0,43 dólares) para completar su despensa alimentaria".
De acuerdo con Rentería González, "el Gobierno de México no sólo no cubre las necesidades básicas de cualquier trabajador del país, sino que lo hace violando el artículo 123 de la Constitución Mexicana", ordenamiento legal que asegura que "los salarios mínimos generales deberán ser suficientes para satisfacer las necesidades normales de un jefe de familia, en el orden material, social y cultural".
Pese a esto, el académico de la UNAM aseguró que "México sigue teniendo una tasa de desempleo baja -de 3,6 %- en comparación con EE.UU., que tiene un indicador de personas sin ocupación de aproximadamente 4,1 %". Según el experto en economía, "estos números le otorgan a los empleadores extranjeros un incentivo para seguir invirtiendo en México". 

¿Las ondas del wifi causan cáncer?


El experto afirma que la radiación electromagnética del wifi opera en el mismo espectro que la de los celulares y televisores, por lo que tienen el mismo efecto para la salud humana. 

La preocupación por los efectos que pueden tener las tecnologías sobre nuestra salud ha llevado a muchos a preguntarse si el wifi es realmente seguro, ya que existe el temor, cada vez más extendido, de que la exposición prolongada a sus ondas provoca cáncer.

El oncólogo Gary Larson, director médico del Centro de Terapia de Protones ProCure en Oklahoma, EE.UU., ha puesto punto final a esta discusión tras explicar de manera detallada en la plataforma de preguntas y respuestas Quora cómo nos afecta el wifi. Posteriormente sus explicaciones han sido publicadas en la revista 'Forbes'.

"El wifi opera en un rango de entre 2 y 5 gigahercios, dentro de la porción de microondas del espectro electromagnético. Está en la misma parte del espectro donde operan los teléfonos celulares, así que la radiación electromagnética del wifi es igual a la de los móviles", explica Larson, añadiendo que estas ondas no son diferentes de las de las transmisiones de televisión, excepto que son de mayor frecuencia. Esta frecuencia, por su parte, es tan alta como la de la luz visible, y a nadie teme que la luz visible le dé cáncer, señala el médico.

"No hay pruebas creíbles de que la radiación no ionizante tenga efectos adversos para la salud. No hay ningún mecanismo radiobiológico que explique esta asociación y no hay absolutamente ninguna prueba científicamente válida de que esto haya sucedido alguna vez", asegura Larson.

Para respaldar su opinión, el experto ha señalado que durante 30 años de práctica médica con pacientes con cáncer se ha familiarizado con todos los agentes cancerígenos conocidos por el hombre. "Puedo decir con absoluta certeza que las ondas de radio no pueden dañar a nadie, a no ser que uno se interponga en el camino de un haz de microondas de multimegavatios, que podrían cocinarle. Pero, que yo sepa, este peligro no existe. 

jueves, 23 de noviembre de 2017

¿Qué efecto tiene la pobreza en nuestro cerebro?


Las personas provenientes de familias pobres con casos de depresión son más propensas a desarrollar esta enfermedad.



Biólogos de la Universidad de Duke (EE.UU.) han descubierto que los adolescentes que crecieron en familias pobres y disfuncionales experimentan cambios en la actividad genética que afectan al área del cerebro conocida como la amígdala, informa un nuevo estudio publicado en la revista 'Molecular Psychiatry'. Esto, a su vez, se asocia con una mayor probabilidad de aparición de los síntomas de la depresión clínica.

En el estudio participaron 132 adolescentes pertenecientes a la raza caucásica de edades comprendidas entre los 11 y 15 años. Los niños crecieron en familias con diferentes niveles de ingresos, tanto bajos como altos, en la mitad de las cuales se habían dado casos de depresión, uno de los mayores factores de riesgo para sufrir este síndrome en el futuro, según los científicos.

En su trabajo anterior, los neurocientíficos demostraron que escanear la amígdala -el área del cerebro responsable de la respuesta del cuerpo a las amenazas- con la ayuda de una resonancia magnética funcional permite predecir quién tiene más probabilidades de experimentar depresión como respuesta al estrés unos años más tarde. El nuevo estudio, por su parte, demostró que la alta actividad de las mismas áreas del cerebro en las personas de familias pobres con casos de depresión en el historial médico contribuye al desarrollo de trastornos psíquicos.

La manera en que la amígdala reacciona a las amenazas es determinada en gran medida por el trabajo del gen SLC6A4, que ayuda a controlar el nivel de serotonina, un neurotransmisor que juega un papel clave en el desarrollo de la depresión clínica. Los investigadores llegaron a la conclusión de que las personas que viven en situación de pobreza sufren un aumento del número de compuestos que se unen al ADN cerca del SLC6A4 y reducen la actividad de este último.

¿EE.UU. es la economía más fuerte del mundo?


Un país asiático ha dejado atrás a EE.UU. y ha ocupado el primer lugar del 'ranking' de las economías más fuertes del planeta.



Suele darse por sentado que EE.UU. es la economía más fuerte del mundo. De hecho, el país norteamericano ocupó en 2016 el primer lugar del 'ranking' del PIB por el tipo de cambio en el mercado. Sin embargo, Bloomberg asegura que este tipo de comparaciones no refleja la situación real, dado que diversos artículos tienen precios diferentes dependiendo del país donde se venden. Por esa razón los economistas usan un ajuste llamado 'paridad del poder adquisitivo' (PPA).
Aunque este indicador tampoco es perfecto, probablemente presenta una visión más precisa del PIB de un país. Y, una vez aplicado este ajuste, resulta que China ya ha superado a EE.UU. por su PIB.
En este sentido, Bloomberg recalca que, aunque en el propio país norteamericano "podrían mostrarse reticentes hora de reconocer la supremacía económica de China", los datos del Centro de Investigación Pew señalan que en otros países sí que han empezado a admitir el liderazgo del gigante asiático.
Asimismo, EE.UU. sufrió "una caída sustancial en la percepción global" en el índice recientemente publicado Anholt-GfK Nation Brands Index 2017, que recoge los 10 países del mundo con mejor reputación global, según la web de ese 'ranking'. Tras encabezar la lista el año pasado, EE.UU. ocupa ahora el sexto lugar, superado por Alemania, Francia, Reino Unido, Canadá y Japón.